Son muchas las herramientas puestas a disposición de las empresas para ayudar a la gestión de proyectos y de la propia organización en sí gracias a un control más exhaustivo. Esta semana en Índize hemos estado debatiendo en torno a estas herramientas y los beneficios de su utilización así como los contras.

En muchos casos dirección presiona en exceso por sacar estadística entorno a proyectos y si precisamente este afán lo emplease en otras cosas, quizás otro gallo cantaría.

herramientas-370x270

Sabemos de la importancia de desarrollar una cultura o metodología de trabajo que se vea favorecida por la implantación de dichas herramientas, las cuales pueden ayudar en la comunicación diaria creando un entorno donde fluya la comunicación. De esta forma, términos como inteligencia colectiva reforzarían su presencia en el día a día dejando su ostracismo teórico.
Es muy importante que los profesionales se encuentren comprometidos con la filosofía empresarial así como con los proyectos a desarrollar. Siendo aquí fundamental las directrices marcadas por dirección. En la actualidad las líneas futuras del management se orientan hacia un empowerment de los empleados que permitan conjugar el desarrollo profesional con el organizacional.

En ocasiones la herramienta puede ayudar para favorecer el clima organizacional lo que no implica su obligación de uso. Es decir, las herramientas pueden ser complementarias que no obligatorias, evidentemente los avances tecnológicos posibilitan herramientas muy potentes de conectividad pero dicho clima se puede dar bajo otros soportes. Por lo que nos encontramos un analogía similar al huevo y la gallina en relación a la cultura y la herramienta. Cada empresa deberá valorara su posición y actuar acorde a ella.

En ocasiones el intrusismo de estas herramientas puede ocasionar que se conviertan a una función residual para la gestión del tiempo y control. Pero precisamente esto es lo que tienen que evitar generando un entorno de trabajo favorable donde la innovación y creatividad tengan su inclusión.

Esta tendencia a su vez acerca vida profesional y laboral siendo el propio trabajador el que debe de marcar las pautas o limitaciones, gracias a la asunción de una autonomía organizativa propia.

Éstas son algunas de las conclusiones a las que hemos llegado, pero seguro que dependiendo de la casuística de cada empresa la cosa varía….